Social Icons

jueves, 12 de mayo de 2011

Divagaciones tras descubir una forma...


Esta tarde, en una de mis visitas al lavabo, la espuma cubría el desagüe y no le daba tiempo a tragar. Como medida, he optado por coger parte de esa espuma y posarla en mi mano.
Curiosamente ha adaptado forma de corazón, y eso ha sido más que suficiente para hacerme recordar algunas cosas que tenía olvidadas desde hace unos días...

Sobrevaloramos el amor y nos olvidamos de las formas, los detalles, los pequeños gestos que al principio de una relación, son tan empalagosamente ñoños, y que cuando los pierdes, te das cuenta de que la chispa que encendía tu corazón se ha apagado...

Inutilmente, solemos querer recuperar, esas formas, esos detalles, esos gestos... Para encender una llama que no logrará encender la hoguera.

Cuidad vuestros corazones, buscad detalles, formas, pequeños gestos que aviven esa chispa pasados los años...

Buscad siempre nuevas formas de avivar la llama, para que no perdáis la pasión por vuestra pareja.

Siento que es un error pensar que la pasión dura unos meses, que esos días locos en que el estómago da vueltas sin parar cuando no estás a su lado, esos hormigueos por todo el cuerpo al recibir un sms, una llamada, o verlo después de unas horas, o unos días...
O que se caiga en la rutina pasados los años, ¿es que hay un día igual a otro? Yo creo que no, no todos los días llueve para quedarse en casa bajo la manta y ver cómo las gotas mojan los cristales, no todos los días hace un sol fantástico para aprovechar a dar un paseo por la playa, o por el parque más cercano. No todos los días, llegas a casa del trabajo con ganas de hacer una locura, de hacer un viaje inesperado o irte a un pub a bailar temas pasados...

Depende de las formas que queramos ver y creer... Depende de nosotros mismos no perder esos pequeños gestos que te hacen sentirte viv@...

Esto mismo, puedo aplicarlo a cualquier ámbito, tendemos infravalorar los retos, cuando tardamos en conseguirlos, cuando el verdadero reto es la pasión y la constancia por conseguirlos, los sueños, cuando estamos despiertos, cuando nuestro "super yo" es libre para mostrarnos, nuestras preocupaciones, anhelos y esos pequeños gestos que de estar despiertos, esa chispita, sería más grande, el trabajo que tanto te agobia si no trabajas en lo que te gustaría, cuando el verdadero trabajo consiste en luchar, porque ese trabajo nos llene o al menos, nos haga llevadero el camino a ese puesto de trabajo anhelado.

¿Qué me ha hecho pensar, la dichosa espumita? Pues que me estaba dejando perder entre mis retos, mis sueños y mi "No trabajo" , olvidandome de la pasión y la constancia que me llevan a lograrlos.

¿Y por qué? Por sobrevalorar un amor, justo hoy hace 6 meses que "la rutina, la no pasión y el "eres el amor de mi vida, pero no sé si estoy enamorada de ti" " acabó con una relación que en marzo hubiera hecho 5 años.

Y ya no siento pena, quizás siga pensando en cómo acabó, porque lo pasado, me ha ayudado a ser "Lo que soy".

Aún así me he visto divagando "acerca de" , sin darme cuenta que las cenizas de un amor pasado estaban apagando la chispa de nuevos retos y sueños personales olvidados en un cajón por casi 5 años habiendo sobrevalorado todo.

Me gustaría confirmar que "de ésta" he aprendido, pero dicen que los seres humanos somos el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, así que para evitar la caida, me gustaría tener alguien que me enseñase una foto, me descubriese una forma, un gesto o me explicase un matiz que me recuerde avivar esa chispa propia... Por si me olvido de que ha de ser personal y transferible en muchos aspectos de la vida.

Sara

12/05/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario