Social Icons

jueves, 8 de marzo de 2012

"Dolores sin clase, parte II y mi Héroe, una mujer trabajadora"



Hoy, 8 de marzo, "Día internacional de la mujer trabajadora" me nace escribir, una vez más sobre una gran mujer trabajadora, mi madre.



Hace más o menos un año escribí en este mismo blog una entrada "sobre dolores sin clase" donde comenté muy por encima la enfermedad y los dolores que padece. Enlace
Con suerte, un día de agosto del año pasado ingresó en el Hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza. Y una semana después y tras volver a pasar por un nuevo preoperatorio fue operada.
Después de unas 4h en quirófano, y otras 2 en la sala de despertar, subieron a mi madre a la habitación.
2 Extensores y 4 tornillos para aliviar el dolor que le producía una lístesis de la L4 y la L5.

Fue un post operatorio realmente jodido, gracias también a por lo visto nadie había caido en que parte de la medicación que mi madre tomaba antes de ser intervenida no se le estaba administrando. Pasó los 4 primeros días a base de paracetamol y poco más.
Afortunadamente y a excepción de un neurocirujano muy gilipollas el día de la operación, acusándole de "hacer numeritos como una cría" y un mal humorado enfermero, todo el equipo sanitario se portó de lujo.

Bueno, dejando un poco de lado todo aquello y después de casi 7 meses y unas semanas de rehabilitación, después un fantástico tribunal médico, y por si cabía alguna duda, es totalmente irónico, cree que está apta para trabajar, a pesar de informes previos a su intervención que avisaban de que no podría reincorporarse a su puesto de trabajo.

Y aunque ha mejorado tras la operación, no tiene estabilidad ya que no tiene la suficiente fuerza en las piernas, continúa teniendo dormidos los dedos de los pies y aunque menos, sigue teniendo dolor.
A pesar de todo, es una mujer trabajadora, que sólo con hacer la comida o hacer parte del trabajo que conlleva una casa por la mañana ya tiene una tarde de agotamiento total y dolores. Es apta para volver a su trabajo, limpiando un centro de salud.
Un trabajo que requiere agacharse y no pocas veces, solamente cambiando bolsas de basura, hay 15 papeleras entre 5 consultas, sala de espera y recepción, no cuento las sillas, puertas, estanterías, mesas, también hay que subirse a escalera, fregar suelos, pasar mopa, etc...
Si sólo con preparar una comida, no puede enderezarse el resto del día, ¿Cómo es que es apta para hacer todo eso?

Si después de todo lo que sufrió antes, durante y después de la intervención, con un mal gesto se vuelve a dañar la espalda, ¿Quién le asegurará un día a día saludable?
Y que luego te encuentras a cada nota con pensiones por invalidez que te hierve la sangre. O a alguien que por "hacerse la loca" está jubilada...
Y otro día, otro que te suelta un "Es que con la crisis... Cómo te van a dar más tiempo de baja..."

"Que si la crisis, la educación, la sanidad, el desempleo, los recortes..." Por H o por B, a pagar como siempre el ciudadano de a pie.
Porque la política está para gestionar los recursos públicos y no para tonterías, ni leyes absurdas, ni políticos corruptos que "se caen en una lancha llena de trajes" o que tienen una escultura en un aeropuerto desierto, por poner un ejemplo...

Concluyendo, que me lio y se me olvida el motivo real de esta entrada...
Desde aquí, de una trabajadora en paro, a una gran trabajadora (no)apta para realidad su trabajo.
Por su coraje, por su valentía, por tozunería, por su trabajo. Y porque es mi héroe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario