Social Icons

jueves, 4 de abril de 2013

Que sea la última vez..., Màxim Huerta

El autor: Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad San Pablo-CEU de Valencia. Editor y presentador de informativos durante ocho años en Informativos TELECINCO y Canal9; en la actualidad co-presenta El Programa de Ana Rosa en Telecinco y realiza colaboraciones escritas en VANIDAD.
En 2009 publicó su primera novela con MR Ediciones del Grupo Planeta: 'Que sea la última vez que me llamas reina de la tele'.

'El susurro de la caracola', publicada en 2011 también con MR Ediciones del Grupo Planeta.
'Una tienda en París', publicada en 2012.
'Que sea la última vez...' Es una reedición de su primer libro.


La sipnosis desde la contraportada: Publicada por la editorial Martínez Roca en 2009 con el nombre de Que sea la última vez que me llamas reina de la tele

Margarita Gayo, reina indiscutible e indiscutida de la televisión, recibe una carta de la revista TP que hará tambalearse su vida: quieren darle el premio a toda una carrera... Lo que debería ser motivo de alegría se convierte en una auténtica pesadilla. ¡La están llamando vieja! ¡¡¡Le están anticipando la jubilación!!!

Desde ese mismo día Margarita vivirá sin vivir en sí. Tiene que hacer algo. Por ejemplo, acercarse a la clínica de su amiga Rita para que le dé unos pinchacitos que la hagan parecer más joven, irse de compras a las tiendas haute couture para darse un baño de masas y quitarse la depresión, programar un viajecito a París para adquirir el último modelo de Christian Lacroix... Y todo ello mientras los problemas se suceden a su alrededor: Luchi Lobo, que fue salir de Miss España, ponerse unos pechos enormes en la clínica Mallorca y tener programa para ella solita, le quiere quitar su puesto; en su pueblo, en vez de ofrecerle una plaza conmemorativa, sólo le dan una simple calle... y encima, en París, conoce a un modelazo guapísimo, divertido e inteligente de sólo ¡23 años! que la seduce y la conquista. Y así transcurre su vida hasta que llegue el día de la gran gala, ensayando el discurso una y mil veces: “El premio que hoy tengo entre manos quiero que sea el alimento profesional de todas las demás aspirantes a presentadoras, todas esas misses, putones verbeneros, lobas, carroñeras, perras, busconas, zorrongas, descentradas, arribistas, liantas, alimañas peliteñidas, siliconadas, bichos, perversas, sabandijas, bestias, musarañas, rastreras escotadas, minifalderas golfas y frescas que empiezan en la televisión”...

Mi opinión: Leí la reedición aunque considero que le pega mucho más la portada y el título completo de la edición original de 2009.

Debí de haber leído este libro en primer lugar y no el último, ya que en 'el susurro' y en 'una tienda en París' se le nota mucha más madurez de escritura y elaboración de los personajes. Una narrativa mucho más pulida, con más matices. Pero lamentaciones a parte...

Al principio el argumento y lo fresco, casual y coloquial del lenguaje me enganchó muchísimo hasta las primeras 60 páginas más o menos, luego entré en una fase absurda de agotamiento, pero como no me gusta dejar colgada una historia, me propuse seguir leyendo y ¡Menos mal que lo hice!
En un momento determinado me enganché y no pude dejar de leerlo hasta acabarlo, fui con el ebook al súper, en coche, haciendo la comida...

Interesante perspectiva, a modo de confesiones de la protagonista y cómo vive la vida una mujer de éxito televisivo a los 61 años. Sus penas y alegrías, sus más y sus menos, sus motivaciones y desmotivaciones.
Admiro el atrevimiento de los personajes al hablar sin ningún tipo de tapujos sobre eso de que no hay edad para el amor, o más bien para el sexo. Mostrar que una mujer a los 61 está para dar toda esa guerra y más no es algo a lo que socialmente estemos muy acostumbrados. Cuesta admitirlo, pero es así. Chapó

Por otro lado me gusta la sinrazón del ser humano, "Soy ecologista pero llevo un bolso de piel de cocodrilo". Lo estereotipados que tenemos las personas al resto etc...

Un libro escrito en clave de humor, irónico, muy de Màxim en estado puro televisivo. He de reconocer que me imaginaba a los personajes en la piel de periodistas y famosillos reales y me lo he pasado pipa en cuanto el argumento ha terminado de absorverme.

Me ha gustado mucho, aunque creo que le sobran unas 50 páginas de lo que denomino como 'paja'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario