Social Icons

lunes, 24 de junio de 2013

De incompetentes y funcionarios vagos

Hacía ya unos meses que no tenía que denunciar nada... Bien, el pasado mes de abril Alice se puso con convulsiones y la llevé a un veterinario en Zaragoza al día siguiente. Por no extenderme demasiado y como excribí en su día sobre los hechos os dejo el link a Ciao!. Y por cierto, para no ser más que un simple síncope, le volvió a repetir hace 15 días el mismo cuadro clínico.

Hace unos días llegan las alegaciones del veterinario a mi hoja de reclamaciones. Aporta facturas más detalladas que las que a mí me entregaron y en las que hacen ver que fui enterada de todo procedimiento.
Lo que reclamo es un precio excesivo en un test rápido y que ni siquiera han analizado los dos tipos de ehrlichia que existen (Canis y  Platys).
Ahora alegan que sí se analizan ambas, en cambio tengo una tarjeta "informativa" en la que dice que sólo se analiza la canis.

Voy con las alegaciones al servicio de atención al consumidor sito en Vía Universitas 36 planta 6ª de Zaragoza.
Me encuentro con 3 mujeres detrás de sus correspondientes mesas y una más que en un primer momento creo que como yo, es alguien que requiere de sus servicios. ¡Pues no oiga! Ahí estaban las dos señoras, con todos sus santos... En fin, ahí estaban hablando de las notas del chaval, que si bien en física que si tal en química...

Explico brevemente a qué he ido allí y una funcionaria con cara de vinagre y pocas ganas de trabajar, porque oye, hay gente que está cara al público y que se les ve las pocas o muchas ganas que tienen de atenderte y de hacer ¿su trabajo?.
Me dice que tengo que mirar en la página web del Gobierno de Aragón si el comercio en sí está adherido a la junta de arbitraje, ella que tiene un ordenador delante no... Que para qué va a mirarlo ella pudiendo ir yo a mi casa y volver a su mesa otro día... ¡Pa qué!

Le explico que en la carta del servicio provincial de sanidad, bienestar social y familia, afirman que la empresa manifiesta su disponibilidad de acudir al sistema arbitral, y que me sugieren que plantee ante la Junta Arbitral de Consumo de Aragón..
Al final lo mira, y ¡Oh sorpresa! Salta que la página web no es segura.
-Bueno ahora mismo no funciona, pero mira ves, sigues estos pasos y lo miras en casa.

Total que una va allí para recibir un mínimo asesoramiento para redactar en mejores condiciones la denuncia, para recalcar que supuestamente ha habido falsedad documental y se sale con una frustración enorme y unas ganas tremendas de gritarle a la señora en cuestión lo incompetentes que son

¡Así va España! ¡Así nos joden por todos lados! Con esas carazas, y esa poca empatía hacia quien se siente estafado, sin dar información, sin facilitar absolutamente nada... Que yo entiendo que os hayan bajado el sueldo, que sí, que lo entiendo, y EMPATIZO con tu problema, ¿Pero por qué no haces lo mismo conmigo? ¿Por qué no muestras un poquito de interés en lo que te estoy explicando? Es que aunque no sea su trabajo redactar la puñetera reclamación...

Que quién mejor que yo va a explicar los hechos. ¿Que quién mejor? ¿Quizás alguien como tú que deberías de estar acostumbrado a redactarlas o por lo menos a leerlas o encontrarte con alguna denuncia similar? ¿No? ¿No? Pues se ve que no.

Y una se pregunta para qué están allí... Cuál es el motivo de tanta desgana y qué habrá motivado semejante desiria laboral. Si será la subida de impuestos, la bajada de sueldo, la crisis, las notas del chaval que ha suspendido unas cuentas, que si no se puede ir de vacaciones o qué...

El caso que me encuentro aquí, despotricando unas palabras que me gustaría poder escupirle en la cara y quedarme tranquila de tanta burocracia pero que una no hace porque ante todo tiene cierta educación y saber estar.
Ahora me tocará redactar una nueva denuncia, volver a ir hasta Zaragoza, y en total, con los autobuses, el tranvía, las fotocopias y el sablazo del veterinario en cuestión para dejar clínicamente igual a Alice me dejo un pico de dinerillo, tiempo y mala hostia por el camino.
Ahora bien, si lo que se pretende con tantas y tantas trabas para poder reclamar algo es que cese en mi empeño, lo llevan claro, porque, como diría La Esteban, por mis perros mato.

-Editaré si hay novedades-

No hay comentarios:

Publicar un comentario