Social Icons

jueves, 19 de septiembre de 2013

Citas Hijas de Lobos

Si eres autor, o tienes derecho sobre ellos y no quieres que estén aquí, escríbeme un comentario y lo retiraré.

Otro de proyecciones...
A la bestia le bastó un zarpazo, el ligerísimo roce con una de sus garras de media luna. Trazó una línea rojiza entre el escroto de Vitelius y su esternón, y cuando el cuerpo del alcalde se precipitó por la zanja, dispuesto a reintegrarse en la cadena alimenticia, la línea se abrió por sí sola hasta convertirse en un enorme cañón bulboso.
El cuerpo chocó contra una piedra, deteniéndose brevemente, mientras los intestinos seguían el camino dictado por la gravedad. El aparato digestivo de Vitelius alcanzó el fondo de la zanja antes que el resto del cuerpo, junto con los restos de la opípara cena que había tomado esa tarde, a la salud del pueblo que tan feliz estaba bajo su égida.
Una reflexión interesante
Por qué estamos aquí, por qué nos llevan nuestros pasos a hollar determinadas tierras y alterar los destinos de determinadas personas, sin que advirtamos si las piedras en el camino han sido dispuestas para hacernos tropezar o para facilitarnos el paso, es una pregunta que nos hacemos al alcanzar la edad adulta.
¿Predestinación o casualidad? ¿Casualidad o causalidad? La respuesta en sí misma es un espejismo de doble cara. Se mira por un lado y es verdad. Se mira por el otro y es la mentira más arrogante del universo. Al fin y al cabo, en la vida(Ese indiscreto juego de espejismos) no hay certezas, sólo dilemas y dobles sentidos. El ser humano tendría que haberse acostumbrado a ellos desde su nacimiento, sin que el hecho de estar rodeado de tanta incertidumbre lo afectase lo más mínimo. Porque el mundo es un enorme interrogante, igual que el destino, los secretos del corazón o las mecánicas celestes. ¿Somos hijos de las estrellas o la condensación de su estela? ¿Acaso no están hechos los corazones para partirse, y las promesas para que alguien las rompa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario