Social Icons

martes, 24 de junio de 2014

Citas 'No pasa nada y si pasa se le saluda, Raquel Martos'

Si eres autor, o tienes derecho sobre ellos y no quieres que estén aquí, escríbeme un comentario y lo retiraré.

Unas citas...

 ¿Y si valoramos de una vez lo que tenemos al lado?
A veces, no te fijas en lo que tienes al lado. Está tan cerca de ti que no lo ves. Nos pasa con todo, con las personas a las que queremos, con nuestro oficio, con un abrigo que te encantó al comprarlo y que hoy es solo un ciejo desconocido, cómodo y confortale, pero en absoluto sorprendente. Y un día lo ves abrazando el cuerpo de una amiga y te parece extraordinario, porque nunca dejó de serlo, fuiste tú, que dejaste d emirarlo igual, o el paso del tiempo, asesino de la excitación.

El momento es ahora...
-... ¿Sabes? Durante la guerra, la gente vive. ¿Crees que en Sarajevo, entre bombardeo y bombardeo, la gente no se enamoraba? ¿Que no se cabreaban con sus jefes, que no dormía, que no roncaban, que no se reían de un chiste? La vida es lo único que tenemos y el momento es el que nos toca. Te ha tocado este, se siente, te jodes, lo coges o lo dejas, vives la vida o te tiras por el balcón. Yo, desde luego, paso de balcones, tengo vértigo...
¿Y si nunca llega ese algo?
A veces, uno siente que ya no puede más. Y, en ocasiones, es cierto. Hay quien, una mañana, de verdad no puede más y decide apagar su reloj. Pero son los menos, aunque últimamente el número esté creciendo dramáticamente. La mayoría aguantamos la percha, quizás porque, en el fondo, esperamos algo, aunque muchas veces no sepamos bien qué es.
¡¡Leed insensatos!!
Un libro es un mundo y te permite abandonar el tuyo durante un tiempo y hasta sentirte otro, otra. Un libro puede hacer magia con tus sensaciones; abrirte los ojos y removerte el alma; darte respuestas o sugerirte preguntas. Abrir un libro es abrir una puerta que te puede llevar a un lugar cómodo o, por el contrario, hostil, pero siempre te hace viajar y crecer, sin necesidad de ponerte los tacones.
Pues eso.

A veces, lo bueno está tan cerca de ti que no lo ves.
Una vez escuché que las personas evolucionamos, y creo que tenía tanta razón como este fragmento.
Los adultos creemos estar acabados, terminados como seres humanos, en nuestra versión definitiva, y repetimos aquelo de "es que soy así". Pero no es cierto, estamos en permanente construcción, como una web, incorporando novedades, eliminando planteamientos que se quedan antiguos, manteniendo la esencia, sí, pero en cambio constante.
¿Cómo medimos la vida?
¿En qué unidad de medida se evalúa la vida? ¿En años, en logros, en satisfacciones, en disgustos, en horas de aburrimiento? "Vamos a morir todos" no es solo una manera cómica de afrontar el desastre es quizas, la única verdad absoluta con la que contamos. El único hecho indiscutible. La cuestión es "cómo"; y no tanto cómo moriremos, sino cómo hemos vivido hasta ese momento. Esa debería ser la referencia para calibrar si ha valido la pena el paso por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario