Social Icons

domingo, 7 de septiembre de 2014

Un coro de niños enfermos, Tom Piccirilli

El autor: Trabajó como lector profesional. Es autor de once novelas y varias recopilaciones de poemas y relatos que van desde el terror al misterio, pasando por la fantasía oscura.

Caracterizado por una extraordinaria habilidad para el misterio sutil, las atmósferas intensas y envolventes, sus obras han cosechado en los últimos años tres premios Bram Stoker, el más importante galardón dentro del mundo del terror, que consagra a sus ganadores entre los grandes del género.

La sipnosis: Desde la misteriosa desaparición de su madre y el suicidio de su padre, la vida no ha ido muy bien para Thomas. Se ha tenido que hacer cargo de sus tres hermanos, tres gemelos con cuerpos separados que comparten un solo cerebro; así como de la empresa familiar, la única industria del lugar, que es temida y respetada por igual por los habitantes de la comunidad.

Un coro de niños enfermos es la extraordinaria historia de un territorio de los pantanos atrasado y consumido que atrae a los perdidos, a los desventurados y a los malditos.

Mi opinión: Empezaré comentando acerca de mi impresón global del libro y es que, desde el primer momento me enganchó lo hilarante que era todo. Surgían datos, personajes, información que parecía no tener nada que ver con la historia. Es un 'texto' de lo más raruno.
Las descripciones de los lugares y personajes son de lo más atractivas, hace fácil eso que siempre comento de 'desplegar la película a tu alrededor'

El protagonista, Thomas, es el hombre más rico del pueblo, de él dependen la mayor parte de los habitantes de la aldea de Kingdom Come, en el condato de Potts. Rodeado de pantanos y ciénagas.
Tiene tres hermanos siameses unidos por la frente, con un único cerebro, hablen todos a la vez aunque cada uno piense y sienta de forma distinta. Y que son cuidados por la hija de la principal bruja local, Velma Coots, personaje con peso en el libro junto a otros personajes que le dan forma a la historia como el abad Earl o Drabbs, el hijo del párroco.

Los fantasmas del pasado que acosan al protagonista y al resto de personajes que aparecen en la historia, se van desvelando a través de pequeños detalles donde el mundo de los muertos y los vivos se juntan y se separan en un abrir y cerrar de ojos.

Por cierto, en medio de la narración surge una reflexión sobre la familia y la responsabilidad bastante interesante.
¿Recomendable? Uhm, a mí me gustó bastante, dentro de todo lo raro y desconcertante que es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario