Social Icons

lunes, 16 de noviembre de 2015

Hoy

Hoy he entrado en el cementerio del pueblo, aún no sé muy bien por qué, de paso le he echado un ojo a las flores que cuelgan en la solemne lápida que corona el nicho en donde descansan los restos físicos de mis abuelos maternos.
No sé qué flores eran, claveles quizá, blancos, naturales, criados y cortados después para cubrir esa tradición de todos santos. Que disculpadme, siempre me ha parecido una estupidez. Más nos valdría plantar árboles en lugar de cortar flores.

Recuerdo que, de pequeña, visitaba ese lugar a menudo y le contaba en silencio a mi abuela algunas cosas y solía rezar, otras veces lo hacía sólo desde la puerta.
También solía recorrer el cementerio por entre los huecos que quedaban entre tumba y tumba por respeto a quién estuviera ahí abajo y además, como con un absurdo miedo infantil a los fantasmas leía el nombre, las fechas, la edad e imaginaba sus historias, la circunstancias o el por qué estaban ahí abajo. Puedo recordar que incluso memorizaba algunos datos como su nombre o edad.
Poco a poco descubrí que allí arriba no estaba Ella y dejé de acudir.
Descubrí que la vida o más bien la muerte, era sólo una etapa que se llevaba la parte física del ser y que si se les recordaba seguían vivos de una manera u otra.

Y después, he pasado con Luna y Xé, por el colegio, está al lado, recuerdo que cuando lo hicieron pensé: anda que hacer un colegio al lado del cementerio...
Hoy he pensado en la algarabía de los niños en el patio, en su contraste con el silencio de sus vecinos.

Y me he visto reflexionando sobre la vida y la muerte, pero sobretodo, en la enfermedad como intermediaria entre un estado y otro.
Ayer domingo, Galleta se nos fue después de haber luchado contra la panlecupenia felina.
Creo que lo intentó todo, y yo también, lo siento tanto enana...

Y me viene a la cabeza mi padre, que me dijo el otro día que por qué no quedaba con alguien con quien tener una conversación en vez de tanto perro y tanto gato.
Y por más que lo pienso, de las mejores conversaciones que he mantenido en mi vida han sido en el silencio de miradas cómplices que acaban en un infinito abrazo.
Porque, ¿quién ha dicho que hacen falta palabras para mantener una buena conversación?

Y también hoy, he vuelto a leer que un perro va a ser abandonado "porque era para los niños y ya se han cansado de él".
Yo es que por más que lo intento, nunca entenderé el por qué la gente se deshace de sus perros, gatos y otros animales mientras otros daríamos lo que fuera porque no se nos hubieran ido los nuestros.
Nunca, y es algo que me pone de muy mala hostia y me entristece a partes iguales.
¡Qué injusta es la vida! ¡Qué puta la muerte!

A veces, imagino cómo sería reencontrarse con alguien que se fue, por ejemplo, con mi abuela, sonrío pensando en las cosas que tengo por contarle, en las palabras que me gustaría escuchar de ella, en los abrazos. Y su olor, no recuerdo cómo olía pero puedo apostar a que sería genial.
Soñé alguna vez con ella, en los sueños, yo sabía que no estaba pero podía comunicarme con ella, estar con ella. Debe de ser un sistema recurrente que tiene mi SuperYo para hacerme pensar en lo que verdaderamente tiene importancia porque no sólo he soñado así con ella, también con Alice, Nano, Ghost... Quizá algún día sueñe con Galleta y pueda contarle cuánto nos quedó por vivir.

Hoy pienso en los que no están, y en los que están, y de alguna forma también, en los que estarán, porque no concibo otra vida que no sea estar entre bichos y porque yo soy facilmente adoptable por cualquiera que tenga una buena conversación pendiente.

Quizá hoy, no es el mejor día para ponerme a escribir sobre todo esto, o quizá sí, quién sabe, el caso es que me apetecía expresarlo.

·Todo el momento del que disponemos es ahora·

15 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con tu comentario: más vale plantar árboles que cortar flores. El sentimiento hacia otras personas es mejor demostrárselo en vida, las mejores flores las llevamos en el recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tomas :)
      Gracias por pasarte por aquí y comentar.
      Veo que no soy la única que lo piensa.

      Eliminar
  2. Hola, buscando blogs sobre libros me encontré con este. Me parece que tu reflexión es muy profunda. Más nos vale disfrutar de ellos cuando están vivos porque cuando se mueren no hay marcha atrás. A veces, o siempre daría lo que fuese por volver a estar con muchas de las personas y mascotas que he perdido. Te felicito por esta gran entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jenifer,
      Es una pena que no podamos regresar al pasado y volver a abrazar o sentir a alguien. A veces, os recuerdos no son suficientes.

      Eliminar
  3. Voy a hurgar más por este blog...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. visita elroncondeem.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Hola buenas. Me ha parecido curiosa esta entrada del blog. Yo en mi blog registro 80 intento hacer algo parecido.

    ResponderEliminar
  7. Hola buenas. Me ha parecido curiosa esta entrada del blog. Yo en mi blog registro 80 intento hacer algo parecido.

    ResponderEliminar
  8. Es la primera vez q entro en tu blog lo envisto buscando blog de libros .
    Tb le e dado a esta entrada de casualidad estaba la primera .
    Te felicito x el sentimiento con el q hablas de tus animales .
    Aparte de en pg de animales nunca e visto a alguien tan abiertamente sobre el amor tan profundo q les das a tus compis y lo q ellos te dan.
    Me apunto tu blog .

    ResponderEliminar
  9. Es la primera vez q entro en tu blog lo envisto buscando blog de libros .
    Tb le e dado a esta entrada de casualidad estaba la primera .
    Te felicito x el sentimiento con el q hablas de tus animales .
    Aparte de en pg de animales nunca e visto a alguien tan abiertamente sobre el amor tan profundo q les das a tus compis y lo q ellos te dan.
    Me apunto tu blog .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida! Pásate por aquí cuando quieras.
      Mis perros son mi familia, me han acompañado en infinidad de momentos, situaciones, me han sacado sonrisas cuando sólo había lágrimas y eso, pocas personas lo han conseguido.
      Voy a añadir una sección pronto y a ver si me hago con un Pc y puedo escribir varias opiniones de libros.
      Te mando un saludo y gracias por pasarte y comentar

      Eliminar