Social Icons

miércoles, 2 de mayo de 2018

1 de Mayo, día del trabajador(en residencias)

2 de Mayo de 2018

Yo no elegí mi actual trabajo. No soñaba ni por asomo, un trabajo así para mí.

La realidad es que, llevaba 4 años sin trabajo estable, pateando Zaragoza, con copias de mi cv y un fotobook de mis trabajos de peluquería canina, mediocres, porque la formación no es reglada y además es bastante costosa.

Resulta que alguien me sugirió que hiciera el certificado de profesionalidad para trabajar en residencias. Yo no lo veía, la verdad. Pero ahí que me apunté porque total, qué podía perder.

Acabé las prácticas y 4 días después empecé a trabajar.
Y el trabajo, me eligió a mí.

Yo no elegí este trabajo, no elegí no tener festivos, salvo aquellos que entren en rueda, no elegí trabajar en nochebuena, navidad, semana santa o en San Valero y San Jorge, no elegí trabajar 3 sábados y domingos al mes, ni tampoco las contracturas, las levantadas y acostadas. No elegí las disputas morales, o vivir el deterioro físico y cognitivo de los residentes a los que atiendo.
No lo elegí, pero elegí quedarme, porque esos primeros abuelos, padres y madres de quién sabe quién, me eligieron a mí.

Trabajo en algo que me gusta, sí, eso no significa que me gusten según qué condiciones o que tenga que aguantar que me digan que, trabajo en lo que me gusta y encima me pagan. Porque para hacer voluntariado siempre hay tiempo. O quizás no, porque últimamente creo que pasamos más tiempo en el trabajo que con la familia.

Y encima creo que estamos poco o nada valorados, no somos máquinas, somos personas trabajando con y para personas, cometemos errores, necesitamos un descanso acorde con la carga física y mental que llevamos. Pero aguantamos algunas semanas de 5 o 6 días seguidos y librando 1.

Si eres el familiar de alguien que pasa su última etapa en un centro residencial, quizás creas que esa mancha en la chaqueta de tu padre no la hayamos limpiado porque no le hemos atendido adecuadamente, la realidad, seguramente es que el babero que hemos tenido que ponerle esté deteriorado y filtre un parte de la comida. Y que no nos hayamos dado cuenta porque no llegábamos a dar la merienda a todos antes de que tú pases a verle. Que quizás nos hayan quedado varios residentes por cambiar. O que haya habido una incidencia fuera de nuestro control que haya hecho que vayamos de puto culo y hayamos tenido que correr porque la puerta se abre para las visitas a X hora.
Quizás te sientas culpable por haber tenido que delegar su cuidado en otras personas y veas en esa mancha un problema tan grande como para gritarnos o pedir nuestra cabeza a dirección. Recuerda entonces, que trabajamos en algo que nos gusta, pero que por encima de todo, somos personas y no robots y que además la mayoría, necesitamos este trabajo para continuar »sobreviviendo« en sociedad, quizás como tú necesitas el tuyo.

Nuestro convenio, lo diré sin rodeos, es una mierda. Por no contemplar, no contempla ni horas para ir al médico, ahí andamos, recuperándolas o haciendo cábalas para cambiar el turno o el día libre.
Es un trabajo enriquecedor a nivel moral y personal, pero no económico, ganamos una miseria para todo lo que en sí requiere. Y seguimos dando lo mejor de nosotros mismos, porque es que, además, sino, no tendría sentido.

No querría olvidarme de mencionar otros departamentos como el de enfermería, que trata de curar aquella úlcera o de paliar el dolor de un residente terminal entre un sin fin de tareas.
O el de lavandería o limpieza que limpia ese vómito de mitad del pasillo, que tanto asco nos ha dado.

Podría hacer esto kilométrico intentar reivindicar derechos, aumento de las horas de descanso, aumento de sueldo, horas libres para ir al médico entre otras mejoras pero tampoco es plan. No aquí.

Ayer fue 1 de mayo, y me tocó trabajar con un equipazo que sacó adelante el trabajo habiendo habido alguna incidencia, un festivo más.
Por y para ellos.
Por y para nosotros.
Feliz día compañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario